BUITRE LEONADO (GYPS FULVUS)

1. Antecedentes e información general

Esta especie es un ave rapaz, de gran tamaño (con una longitud entre 96 y 110 centímetros y una envergadura de 250-280 centímetros) que se puede encontrar en la Península Ibérica. En España es una especie sedentaria que se puede ver todo el año, pero las poblaciones de otros lugares a veces emigran al sur para invernar y vuelven a sus lugares de origen para reproducirse. Su plumaje es enteramente pardo (leonado), salvo las primarias de las alas y la cola que son negros. Tiene la cabeza y el cuello desnudo, con escaso plumón blanco y una goia (collatera, gorgotera) de plumas en la base del cuello, que son blancas en los adultos y pardas en los jóvenes. Cabe destacar que sus alas son largas y anchas, la cola es muy corta y el cuello es muy largo.


buitre-leonado5.jpg015%20buitre%20leonado.jpg


Las zonas dónde podemos encontrar al buitre leonado suelen ser montañosas con gran abundancia de cortados rocosas, aunque en el llano cualquier cantil vertical o extraplomado de más de 50 metros e inaccesible les sirve de buitrera o lugar de descanso. Al amanecer se encuentran en los bordes de los acantilados y barrancos a la espera de que haga calor suficiente para poder ganar la altura suficiente para rebasar las crestas y cumbres. Durante el mediodía planean en busca de alimento y al ponerse el sol vuelven a sus refugios, a las pequeñas repisas situadas preferiblemente bajo un techado de roca y protegidas de los vientos, donde pasan la noche, incuban el huevo cuando es época y sacan adelante a sus crías.

Se caracteriza por ser un ave planeadora, utilizando las corrientes de aire caliente que ascienden. Se pasan horas planeando en alturas de 1.800 a 3.500 metros sobre el nivel del mar y recorriendo de 50 a 300 kilómetros.

Se alimenta de carroña y su vista puede localizar cualquier cadáver en las cercanías. Su pico es ganchudo y arranca las tiras de carne con facilidad, pero sus patas son débiles al no necesitar dar caza a sus presas. Al descender para alimentarse compite con otros buitres por el alimento, por lo que su cuello largo le ayuda a introducir su cabeza sin problemas. La alimentación se encuentra compuesta por: cadáveres de mamíferos, sobre todo ovejas, cabras, bóvidos, asnos, mulas, caballos; en caso de hambre, basuras.

Los buitres forman parejas estables en los meses que entran en celo (diciembre-abril) y pasan unos 58 días incubando su único huevo y posteriormente para alimentar a su cría, en turnos de uno o dos días cada miembro de la pareja. El pollo empieza a volar tras uno o tres meses, alcanzado su periodo reproductor a los 4 años.

A pesar de no ser una especie especialmente amenazada, se encuentra protegida en varios países. En la actualidad, el alimento del buitre leonado se ha visto reducido en Europa debido a las normativas de la UE que prohíben el abandono del ganado muerto en el campo desde la crisis de las vacas locas. La escasez de ciervos, gamos o muflones debido a la caza y la desaparición de los bosques, las carroñas dejadas por los pastores constituyen una parte importante de la dieta de este animal.