sordidum.JPGDELPHINIUM FISSUM SUBSP. SORDIDUM

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Ranunculales
Familia: Ranunculaceae
Subfamilia:
Ranunculoideae
Género: Delphinium L.


Antecedentes


DESCRIPCIÓN

Nos encontramos ante una planta vivaz (Hemicriptófita), de cepa tuberosa, sin túnica fibrosa. Tallo simple, de hasta 160cm, estriado. Hojas simples, alternas, con pecíolo semiamplexicaule; las inferiores, palmatisectas, con 3-5 segmentos divididos en lóbulos linear-lanceolados, de 1-4mm de anchura; las superiores, con lóbulos lineares. Inflorescencia racemosa, bracteada, densa, con 20-40 flores, raramente ramificada en la base, cubierta por un indumento denso; pedicelos tan largos o más cortos que las flores. Flores hermafroditas, marcadamente zigomorfas, con polinización entomófila, los principales polinizadores censados son lepidópteros del género Macroglossus. Hipóginas, de 22 a 26mm, desde violáceo-blanquecinas hasta azul violeta. Cáliz petaloideo de 5 piezas caducas, las laterales (7)8-9(10) mm, ciliadas, con pilosidad densa, la superior prolongada en espolón de (1 3-) 15-16 (-1 7) mm. Corola de 4 piezas (hojas nectaríferas o pétalos) libres; las dos superiores prolongadas en apéndices nectaríferos introducidos en el espolón, con limbo exerto; las 2 laterales de uña estrecha y limbo dilatado. Estambres numerosos. Gineceo con (2) 3-5 (6) carpelos libres. Fruto en polifolículo, con 3-5 folículos sésiles, polispermos, de (3)8-10mm, glabros o muy ligeramente pubescentes en las proximidades del estilo. Estilo corto, en general persistente. Los folículos se abren a través de una sutura ventral. Las semillas, de 2,5-3,5mm, numerosas, no aladas, negras, brillantes, con escamas membranosas. 2n=1 6, carecen de estructuras específicas para su dispersión y caen en el entorno de la planta madre. La distancia de dispersión puede aumentar por la agitación del escapo que produce la acción del viento y, secundariamente, al ser arrastradas por el agua, una vez caídas al suelo.



COMPORTAMIENTO ECOLÓGICO

Esta especie es indiferente a la naturaleza química del sustrato. Ocupa un rango altitudinal amplio, comprendido entre los 750 y 1750m, entre los pisos bioclimáticos mesomediterráneo y oromediterráneo. Soporta la insolación directa, siempre buscando refugio en herbazales o matorral denso (Villarino), aprovechando los acúmulos de suelo muy rico en materia orgánica que se forman en las cubetas de los lapiaces y dolinas. Entre las especies que acompañan a D. fissum subsp. sordidum en Andalucía se hallan Berberís hispanica, Ononis aragonensis, Viola odorata, Helleborus foetidus, Scabiosa turolensis, Marrubium supinum y Festuca scaríosa.

Aparece con preferencia en el seno de formaciones de castaño (Hervás) y roble melojo (Linares de Riofrío). En otros casos se incluye en zonas boscosas muy densas y abruptas (Corduente) y en la base de extraplomos y taludes sobre fisuras terrosas, en encinares termófilos (Fermoselle). En Sierra de Mágina (Jaén) aparece bajo los restos de formaciones caducifolias de espinares supra y oromediterráneos de la alianza Lonicero-Berberidion (Prunetalia) y Corduente (Guadalajara). Se trata de un endemismo ibérico cuyo núcleo básico se encuentra en el centro-oeste de la península, donde se encuentran 3 de las 5 poblaciones (Zaragoza, Salamanca, Cáceres). Existe una cita en Ciudad Real que es errónea, y una en Badajoz que está por confirmar aún.


españa.JPG


Pese al reducido número de ejemplares de cada población (no llegando a superar los 10 individuos en alguna de ellas) y a su baja capacidad de dispersión, esta ranunculácea de gran porte mantiene sus poblaciones estables en la península, pudiendo permanecer latentes (mediante la raíz tuberosa) durante varios años si las condiciones no son adecuadas (sobre todo carencias en la disponibilidad de agua).
Sin embargo, como es de intuir, tanto el número reducido de individuos por población como su baja capacidad para generar nuevas poblaciones hacen sensible a esta planta a alteraciones drásticas de su hábitat.


BIOLOGÍA


Floración estival. Durante el invierno tiene un periodo de reposo vegetativo en el que la parte aérea se seca. Rebrota a partir del rizoma después de las primeras lluvias de finales de invierno o principios de primavera. Si las condiciones climáticas son favorables, cada planta desarrolla, en primer lugar, una roseta de hojas, seguida, hacia el mes de junio por el desarrollo de un tallo florífero. La formación de los botones florales tiene lugar en junio y el periodo de floración se extiende hasta final de junio. La fructificación se inicia en agosto, encontrándose los frutos maduros hacia mediados de septiembre.
Presentan una baja tasa de germinación in situ. En condiciones de laboratorio se han obtenido tasas de germinación de hasta el 25% sin realizar tratamiento previo a las semillas.

Presentan una tasa baja de multiplicación vegetativa, el número de individuos que completan el ciclo de vida no es muy alto, llegando al 20% en Sierra Mágina, aunque esta cifra está fuertemente condicionada por la climatología y el herbivorismo.


INTERÉS ECONÓMICO Y ETNOBOTÁNICO

Las diferentes especies de este género contienen alcaloides similares a las aconitinas, como la delfinina. La concentración de alcaloides tóxicos es mayor en las plantas jóvenes y en las semillas. Por otra parte, podría ser utilizada como planta ornamental por su vistosidad en cuanto a tamaño y colorido.







Por: Pablo J. Martín Vargas