Introducción

La actividad minera de caolín es desde los años ’60 el principal motor económico del Alto Tajo ya que en las cercanías de Poveda de la sierra y Peñalén se encuentran algunos de los yacimientos más importantes de España.

En estos yacimientos que se encuentran en la zona de protección del Parque Natural del Alto Tajo (y no dentro), son actualmente explotados por dos empresas: Caosil S.A (actualmente absorbida por Explotaciones Caoliníferas Españolas S.A) y Caobar S.A .

La primera de ellas, extrae el material del yacimiento y lo trabaja directamente a pie de mina, sin necesidad de que sea transportado (en Poveda de la Sierra). La segunda, extrae el mineral del yacimiento y lo transporta en camiones hasta la planta de trabajo que se encuentra en Taracena, Guadalajara.

Esta pequeña diferencia entre una y otra empresa es importante a la hora de encontrar argumentos a favor y en contra de la existencia de esta actividad. De todas formas, no vamos a dividir las opiniones en “a favor” y “en contra” si no que vamos a expresarlas según los puntos de vista de los diferentes sectores y lugares.


Presentación de opiniones

La opinión del director del Parque Natural del Alto Tajo (Ángel Vela) es que además de que las explotaciones no están dentro del parque, los niveles de emisión son normales (similares al caolín que pudiese llegar desde una cárcava en cualquier zona del parque) y la situación de contaminación de río es mucho mejor que hace 40 años, ya no se producen cementaciones, ahora el caolín va diluido en el agua. El problema radica en aquellas explotaciones abandonadas o inactivas.

La dirección del parque no pretende que se acabe con la actividad minera porque es cierto que genera trabajo y que por ello, también fija la población de los municipios cercanos. Lo que pretende es que se busquen lugares idóneos para la extracción y que conlleven menos riesgo para otras posibles actividades de conservación y explotación turística del parque. Para sacar a delante esto, se pueden llevar a cabo las explotaciones en zonas sin pendiente, en llanuras y esto es posible si se buscan yacimientos fuera del parque y de su zona periférica, que es lo que pretende el grupo Ecesa. De hecho, han descubierto un nuevo yacimiento en Prado de los Ojos, cerca de Poveda y ya se está gestionando su puesta en marcha, pero tener las explotaciones tan cerca de núcleos urbanos, trae otro tipo de consecuencias que más adelante conoceremos.

Según la Delegación de Agricultura las dos empresas actúan igual, sin embargo, el ex alcalde de Poveda de la Sierra, Félix Ángel Molina, considera que Caosil S.A no cumple con las medidas suficientes, en cambio, Caobar S.A no causa ningún problema. Ésta opinión del Alcalde sembró el enfrentamiento entre Poveda de la sierra y Caosil S.A, incluso en los tribunales.

Casi todos los alcaldes coinciden en la opinión de que las minas son importantes y necesarias por la generación de empleo y porque ayudan a que los pueblos no se pierdan. Los núcleos de población cercanos a estas explotaciones, viven en su mayoría, del caolín, como indica la alcaldesa de Peñalén, María Ángeles Marco.

Juan Antonio González, primer edil de de Poveda de la sierra, manifiesta que el pueblo cambiaría por completo de no ser por las minas de caolín y que además éstas, son de las mejores minas que existen en Europa. Añade a sus declaraciones a una publicación regional que el río Tajo está ahora mucho mejor ya que prácticamente no hay vertidos a sus aguas, salvo algún “arrastre” en rara ocasión.

Se tiene la certeza de que las empresas explotadoras son conscientes de que los vertidos son inadmisibles y con ello se han reducido mucho los problemas de contaminación en aguas pero hay que seguir intentando que se mantenga de este modo y según el mismo Juan Antonio González se debe mantener la actividad minera pero con la conciencia de que el trabajo debe estar ordenado con un plan de explotación, recuperación del terreno, que se paguen los impuestos correspondientes a movimientos de tierras, etc.

Éste, es uno de los principales problemas que hoy existen. Los planes de recuperación no se están manteniendo al 100%

Desde las empresas no se deja de insistir en que los yacimientos prácticamente no generan residuo alguno, como en el caso de “Nuria” (yacimiento perteneciente a Caosil) ya que lo que se procesa, se vende. No hay residuo. Sin embargo, en Caobar se tienen reservas de 3 explotaciones y esto provoca dispersión del material por diferentes medios. El director de explotaciones se defiende argumentando que se estudian ya los métodos para hacer pendientes cóncavas y que el arrastre de material sea inexistente y los sedimentos queden en la estructura de la escombrera.

Casi nadie está en contra del caolín, pero hay que intentar que las minas que no se exploten, se dejen en condiciones. Hay que restaurarlas de manera que parezca que nunca existió explotación alguna. Esto implica que la administración competente obligue a las empresas a llevar a cabo los planes de recuperación. Un buen ejemplo es la obra de recuperación que se va a empezar en el río Tajo y que desde muchos puntos de vista, debería haberse hecho antes, porque todo el caolín vertido ya no saldrá del río.

Esta opinión la comparte el sector pesquero que denuncia que ya no hay poblaciones de trucha en las aguas del Tajo por culpa de los residuos vertidos en él.

La opinión de la población también está encontrada. A favor de la empresa Caosil S.A, se encuentran los trabajadores de las mineras (que no querían que la zona se declarara Parque Natural) y los trabajadores de la electroquímica Navarro. Esta última empresa explota mini-centrales eléctricas del Alto Tajo y vende su electricidad a las empresas. En contra, se sitúan algunos partidos políticos como el PSOE, que pide que se prohíba la actividad con moratoria para la recolocación del personal y el grupo ecologista DALMA que solicita también su prohibición o por lo menos que no se den concesiones para nuevas explotaciones.

Pero es que la situación de Caobar S.A no es mucho mejor. Los vecinos de Taracena que no se dedican a esta actividad, están realmente molestos con que las instalaciones de procesamiento del material se encuentren tan cerca de sus casas.

Caobar.jpg
Planta de trabajo de Caobar S.A. en Taracena (Guadalajara)


En este caso, el Parque Natural del Alto Tajo no se ve perjudicado a excepción de las molestias que provoca el transporte del material en camiones desde los yacimientos hasta la planta de trabajo y de la explotación de la mina como tal. Aquí el problema está en las molestias que causa la fábrica situada en la población de Taracena, situada a escasos kilómetros de la ciudad de Guadalajara. En condiciones normales, esta población tendría que haber crecido de forma incontrolada en los últimos años, pero no ha sido así.

En los blogs de las publicaciones de la zona, se encuentran multitud de opiniones sobre lo que se debería hacer con la empresa en cuestión ya que muchos vecinos se quejan de la constante nube de polvo de caolín que se encuentra sobre sus cabezas y que se deposita sobre sus casas, ventanas, patios, coches y pulmones. Aunque no se ha encontrado relación directa, los vecinos relacionan el aumento de enfermedades como el asma y problemas respiratorios con la existencia de partículas en suspensión constante en el aire de este producto. Se quejan de que no se toman las medidas necesarias para eliminar estas partículas aunque creen que no sería difícil hacerlo.

Además de las quejas por partículas que ensucian y son molestas en vías respiratorias así como en los ojos, causando picores y malestar, los vecinos también opinan que los ruidos generados por la fábrica de manera continua se hacen insoportables y no dejan descansar adecuadamente con todo lo que esto conlleva.

No están de acuerdo en que las emisiones estén dentro de los parámetros normales, se quejan de que nadie les informa y dicen que no hace falta ser expertos para darse cuenta de que no puede ser bueno que continuamente se generen nubes de polvo de caolín en las empresas dedicadas a ello. Por si fuera poco, estos vecinos hablan de los atascos y aglomeraciones que provocan los camiones de transporte de material y de la tasa de accidentes que estos provocan. Los días de lluvia, por ejemplo, el caolín que se desprende de los camiones queda en el asfalto que en contacto con el agua, forma una masa resbaladiza para los neumáticos de los vehículos que la pisen.

El gran problema es que al tratarse de un barrio tan pequeño, los vecinos afectados no quieren denunciar a la empresa porque sus otros vecinos viven de ella. Es un conflicto difícil de solucionar, o no. Se propone en muchas ocasiones el traslado de esta planta a una localización más alejada de la población.

Como posible conclusión, están los argumentos de del delegado de industria, energía y medio ambiente, Alberto Rojo, que manifiesta que las minas, haciéndolo bien, son compatibles con el medio natural.


Bibliografía

  • Adjudicados por un millón de euros los trabajos de limpieza del caolín en el Tajo. (2009). El decano.es <Accesible en URL: http://www.eldecano.es>. Consultado el 18-10-2009.


  • García Romero, E. (Universidad Complutense de Madrid) y Suárez Barrios, M. (Universidad de Salamanca). Las arcillas: propiedades y usos. <Accesible en URL: http://www.uclm.es>. Consultado el 9-10-2009.

  • José F. Martín Duque (UCM), José M. Nicolau Ibarra (UAH), Cristina Martín Moreno (UCM). Evaluación y corrección del impacto hidrológico de la minería del caolín en el entorno del Parque Natural del Alto Tajo. <Accesible en URL: http://www.remedinal.org>. Consultado el 12-10-2009.

  • Minería del caolín. Escollo del Alto Tajo. (1999). Guadalajara 2000. <Accesible en URL: http://sauce.pntic.mec.es>. Consultado el 12-10-2009.

  • Orea, J. (2009). “Caobar”, trabajo y salud. Blogs del decano.es. <Accesible en URL: http://www.eldecano.es/blogs/>. Consultado el 18-10-2009.